domingo, 28 de septiembre de 2014

MIRA QUE TE MANDO QUE TE ESFUERCES Y SEAS VALIENTE.



¿Alguna vez has sentido que tienes miedo e inseguridad para lograr algo?...


Hace casi un año que recibí una encomienda, guiar un grupo de jóvenes en el club de Guías Mayores. En mi vida había sido directora de un CLUB de Guías Mayores. Ni siquiera estaba segura de los conocimientos que tenía y de lo que debía hacer para guiarlos correctamente. Sin embargo, quería hacerlo y oraba al señor porque me diera las herramientas necesarias para lograrlo.
Me miraba a mí misma a punto de Cruzar el Jordán  y llegar a Jericó y tenía mucho temor al fracaso.  Quiero compartir las lecciones que aprendí durante este periodo casi a terminar y que me ayudaran de ahora en adelante en los desafíos que se presenten en mi vida y que pueden ser de gran ayuda si estas a punto de cruzar el Jordán y llegar a Jericó.

1.- Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente.
Todos tenemos dones que Dios nos ha dado y capacidades a desarrollar.  Sin embargo, tanto dones como capacidades no se desarrollan cuando se encuentran guardadas en el cofre de la desidia, la falta de compromiso o la autosuficiencia propia (nadie puede hacerlo mejor que yo)
Esforzarse es dar lo máximo de sí mismo. Tener temor a no lograr las cosas es natural, pero no intentar hacerlo es limitarse a sí mismo. El querer hacer o lograr desafíos es la diferencia que marcará llegar o no a la meta. Quedarse sentado esperando no es opción.


2.- Dios nunca te deja solo.
Josué había acompañado a Moisés en el desierto y había sido testigo de todo lo acontecido con los israelitas. Había demostrado su capacidad de líder y aprendido de un líder supremo a él.  “Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente, no temas ni desmayes; porque yo el señor estaré contigo do quiera que vayas” Josué 1:9. Esta promesa lo animaba a seguir a pesar de las dificultades que pudiese tener en su encomienda.
Las cosas nunca son fáciles. A veces puedes sentir que nada saldrá bien. Que te has quedado solo, pero no es así. Si le pides a Dios de corazón que te guíe, él sin duda te guiará. Pero tú deberás esforzarte y ser valiente. Porque quien lucha es Dios contigo.

3.- Para obtener la victoria se debe caminar.
Josué tenía que rodear la ciudad de Jericó durante siete días con el arca delante de ellos. 6 días  en silencio, y el séptimo,  7 veces al día. Dar un grito a gran voz al toque de la trompeta. Y.. los muros caerían  (Josué. 6)
Nada se consigue con facilidad. En la vida las metas nunca se alcanzan de la noche a la mañana. Debes trabajar en ello. Instar a los que están a tu lado a ser parte del equipo de trabajo motivándolos, guiándolos, escuchándolos y sobre todo, ayudándolos a llevar las cargas. Solo así conseguirán llegar juntos a la meta. Cuando sientas que la carga es mucha, descansa un momento en la oración y continua adelante…Ya falta poco. Dios te dará la victoria.
Aunque pareciera dificil, siempre hay que continuar

4.- Si necesitas una mano, no dudes en tomarla.
Para entrar a Jericó  Josué mandó espías, los cuales obtuvieron ayuda de Rahab, la cual a su vez, con sus acciones salvó su vida y la de su familia. (Josué 6:23)
 El hecho de tener dones y talentos y ser eficiente en lo que haces, no significa que lo sepas todo o que todo depende de ti. Instar a tu equipo  a desarrollar sus propios talentos y a usarlos en beneficio de los demás y del trabajo en conjunto crea un ambiente de trabajo único donde todos puedan participar activamente.
  Usa los talentos de los demás. Dios siempre manda a personas capacitadas para ayudarte a alcanzar los objetivos. Puedes llevarte grandes sorpresas en este aspecto. Lo único que puedo decirte, es que habrá una mano extendida para ti, tómala. No lo dudes.
5.- ¿Ser competentes vs competitivos?
Desde mi punto de vista particular, cada persona debe desarrollar la competitividad en uno mismo. A veces, esperamos competir con los demás, pero solo en esas ocasiones es cuando nos esforzamos para alcanzar los objetivos.
Instar a los demás y a uno mismo a esforzarse sin competir con otra persona, es ser competente con sí mismo, lo que permite  que en todo lo que se proponga hacer o la labor que se le designe, a  esforzarse a dar lo máximo.
  

6.- Desarrolla la Disciplina.
Para que las murallas de Jericó cayeran, los Israelitas debía escuchar a Josué, quien a su vez, escuchar a Dios. La disciplina en todo lo que te propongas lograr es de suma importancia. Debemos aprender a escuchar.
Generalmente consideramos que solo a nosotros nos deben escuchar, tolerar, esperar, respetar. Exigimos constantemente, pero no analizamos si estamos dando lo que estamos pidiendo a los demás. 
Disciplina significa hacer lo que te corresponde hacer al momento de manera adecuada. Siendo responsables de lo que te corresponde hacer. Significa Aprender a escuchar, observar, aplicar, tolerar, comprender y sobre todo… utilizar la regla general: “Tratar como quieres que te traten”. 

7.- He cruzado el Jordán y he Llegado a Jericó.
Josué cruzó el Jordán y conquistó Jericó.  Al terminar su liderazgo, se despidió con estas palabras: “Y si os parece mal servir al Señor, entonces elegid hoy a quien servir, o a los Dioses a quienes sirvieron nuestros padres, cuando estuvieron al otro lado del río, o a los dioses amorreos en cuya tierra habitáis; que yo y mi casa serviremos al señor” (Josué 24:15).
Obtener las victorias no es fácil. En el camino siempre habrá dificultades, y todo tiene un ciclo. Sin embargo, debes considerar que hacer lo mejor que puedas es lo correcto.  Todo lo que tú hagas que tenga un propósito. Aún si el propósito no se alcanza, diste tu mejor esfuerzo y Dios hará el resto. 

Divisando los Nuevos Jordán y Jericó.
En el tiempo que tengo empleando mis talentos para los demás, he recibido más de lo que he dado. Y hoy Doy gracias a Dios por darme esta oportunidad y aprender de ella. Pedí cruzar el Jordán y llegar a Jericó. Me pidió esforzarme y ser valiente. Lo hice y hasta el final lo seguiré haciendo hasta terminar la encomienda. Sin embargo, estas lecciones las aplicaré  en todos mis caminos: Familia, iglesia, trabajo. Porque las metas son muchas, las batallas constantes y mi Dios me acompañarán en cada una de ellas.
Si tú en estos momentos tienes una meta a cumplir y tienes temor a lograrla “Esfuérzate y se Valiente”.. Que Dios te acompañará do quiera que vayas…

  MrLetizia

Entrada destacada

VENCIENDO AL ENEMIGO.

¿Alguna vez has tenido un enemigo?, ¿o has sentido que alguna situación en particular te incomoda al grado de quitarte el sueño? He aquí...